QUE 100 AÑOS NO ES NADA…

Estudios actuariales del 2017 indican que un hombre de 62 años requiere un bono pensional de $222’000.000 millones para acceder a una pensión mínima. Si pensamos en el salario mínimo actual de $782.000 y que la cotización mensual es del 16%, lo que arrojaría un saldo anual de $1’501.440, y teniendo en cuenta los intereses irrisorios que pagan los fondos privados, habría que cotizar más de 100 años para poder acceder a la pensión mínima.