Tesis políticas

04.01.2011 08:19

La democracia ya no es sólo la mitad más uno, sostiene el analista Rodrigo Uprimny en su columna de El Espectador. La democracia –agrega- es el ejercicio permanente de una confrontación civilizada entre gobierno y oposición.

En ese sentido, Uprimny aplaude el gobierno de Santos que dejó atrás la praxis de amigo-enemigo con que gobernó su antecesor, al punto que quien no estaba con Uribe podría ser tildado de guerrillero o terrorista; y quien estaba con Uribe, a su vez, era narco o paramilitar o muy próximo.

No obstante, el  acatado analista que dirige también el Centro de Estudio “DeJusticia” y dicta cátedra sobre derecho en la Universidad Nacional, advierte que (…) “es importante que el gobierno Santos haya abandonado la política amigo-enemigo. Esta distensión hace posible la emergencia de una discusión pública más vigorosa y razonable, que debe ser protegida y profundizada. El riesgo es que la popularidad del nuevo presidente genere un ambiente de unanimismo que ahogue el espíritu crítico y el disenso frente al Gobierno. No todo el mundo tiene que ser parte de la unidad nacional”.