SE DESPLOMARON SOPÓ Y TOCANCIPÁ

25.12.2013 10:05
Los municipios de Sopó y Tocancipá se desplomaron del ranking institucional de “buen gobierno” que certifica anualmente el Departamento Nacional de Planeación (DNP) en lo que llama “Escalafón de Desempeño Integral Municipal” (EDIM).
La última medición del DNP correspondiente al 2012 acaba de conocerse y resulta importante porque viene a medir la primera gestión de los alcaldes elegidos al final del 2011 y que iniciaron sus periodos precisamente en ese año del 2012.
Si se compara su gestión con la de sus predecesores, estos de Sopó y Tocancipá, en cabeza del abogado, Jerónimo Valderrama y del minero, Carlos Julio Rozo, respectivamente, se rajaron: así de sencillo.
Sopó, en el ranking del 2011, último año de gobierno de William Venegas, ocupó el puesto 6º a nivel nacional, del cual cayó al puesto 220: “¡Increíble… Estos es increíble”, diría el Cuenta Guesos de Sábados Felices, y del puesto 2º a nivel departamental se desplomó al 50.
Tocancipá, en el ranking del 2011, último año de gobierno de Walfrando Forero, ocupó el puesto 107 a nivel nacional y cayó al 492; y en el nivel departamental se ubicaba en el 48 y cayó al 94, últimos lugares si se tiene en cuenta el número total de municipios de Cundinamarca: 116.
Mejor librado en este campo resultó Gachancipá, en cabeza del abogado Nicolás Gómez, que recibió el cargo del dirigente comunal, Alfonso López, con una ubicación de 556 en el ámbito nacional cayendo a la 597, pero subiendo un tanto en el  nivel departamental del puesto 107 al 94. Como se puede ver, tampoco es para echar voladores.
¿Qué es esto?
El Escalafón de Desempeño Integral Municipal que elabora cada año Planeación Nacional, es la manera oficial elegida por el gobierno nacional para proveer información a los ciudadanos sobre el grado de eficacia, eficiencia y efectividad de sus respectivos gobernantes locales.
En el rango de eficacia se califica el grado de cumplimiento de las metas previstas en sus planes de desarrollo; la eficiencia mide la magnitud de los recursos físicos, humanos y financieros que los alcaldes administran y la efectividad, el impacto que la eficacia y eficiencia causa en la población el uso de los recursos públicos para suministrar los servicios de educación, salud y agua potable; la ejecución de las transferencias nacionales y la forma como se están manifestando las capacidades administrativas y fiscales de los municipios.
Síntesis
Si somos claros, el desplome es grave. Y ya no es una percepción a priori de la gente sino una medición hecha con la más alta técnica posible de la planeación nacional.
“Estamos graves”, como dice la gente, en el cumplimiento de los planes de desarrollo; en la administración municipal y en el impacto social…
Así de sencillo.
Probablemente esto explica la inquietud de las gentes de Sopó que están intentando alcanzar las firmas suficientes para emprender una revocatoria del su alcalde.
Algo parecido se habló hace unos meses en Tocancipá, pero por alguna razón, el asunto se metió al congelador.
Y en Gachancipá, el vox populli es que el alcalde anda en un plan ligth y de favorecimiento familiar y amiguismo que no da muchas esperanzas.
Al menos este ranking del DNP dice, fríamente, que algo o mucho de todo esto que se dice afectó a los gobiernos de Sopó, Tocancipá y Gachancipá en el 2012.
Tal vez, porque como también se sabe, los nuevos alcaldes siempre entran con las manos amarradas un presupuesto que les dejan trazados sus predecesores.
Sería probable, si ello es cierto, que al conocerse el EDIM del 2013 estos municipios pudieran haber mejorado en el ranking nacional y departamental; si no, apague y vámonos…

-

Redacción El Satélite/Fuente DNP

Ver:

Escalafón de Desempeño Integral Municipal año 2012