QUE NO SE NOS AGÜE LA FIESTA

13.12.2013 12:18
¡OJO!: el procurador se pudo equivocar con Petro, pero no siempre ha estado equivocado.
Una entelequia que se le atribuye al expresidente Alfonso López Pumarejo, era que solía decir… “una cosa es una cosa, y otra cosa es otra cosa, y dos cosas distintas no son la misma cosa”.
Esto parece configurarse en el debate abierto en torno a la polémica destitución del alcalde Petro por parte del procurador Ordoñez.
Ahora se acusa al procurador de ser un “carnicero” de cargos de elección popular porque –afirman—  que en los últimos años ha sancionado, destituido e inhabilitado a centenares de funcionarios públicos “entre quienes predominan quienes no comparten sus creencias y posiciones políticas”.
Una cosa es que se haya presentado tanta destitución de funcionarios públicos “incluyendo de elección popular” y otra que se afirme a priori que el procurador “hace un uso ideológico, discriminatorio y desproporcionado de las funciones que asigna a su cargo la Constitución”, porque aquí se cuela implícitamente la idea de que todas las destituciones de la Procuraduría son típicamente como las de Petro…
¡Y no!: “Dos cosas distintas no son la misma cosa”… Podría preguntarse a quienes están suscribiendo tal concepto si entre la destitución de Samuel Moreno y la de Gustavo Petro, hay alguna diferencia. Numéricamente son dos, pero técnicamente una y otra no son dos sino una y una.
Es importante tener esto en cuenta porque si nos dejamos llevar por la magnitud de las destituciones, podríamos ocuparnos solo de la forma, descuidando el fondo del problema que no es Ordoñez sino el sistema.
Podríamos decapitar mañana a Ordoñez, si fuera posible, y nuevos Ordoñez nacerían del mismo vientre del sistema al día siguiente, pronto o después. Casa aquí, como anillo al dedo, el lapidario verso de Bertolt Brecht en el poema ese de “La increíble ascensión de Arturo Ui”:
"Hombres, ¡no celebréis todavía la derrota de lo que nos dominaba hasta hace poco! Aunque el mundo se alzó y detuvo al bastardo, la perra que lo parió está otra vez en celo".