OTRA DESPEDIDA, COMO TODAS...

28.06.2018 03:46

Confesiones Musa Besaile.mp3 (14487009)

“Y el mundo sigue su marcha” …

¿La promocionada y costosa consulta nacional anticorrupción podrá arreglarnos esto? ¿Si es así, dónde voto?

--

En diciembre del 2013, el presidente Santos le entregó el ICA (Instituto Colombiano Agropecuario), al senador Efraín Cepeda, y el Incoder (Instituto Colombiano de Desarrollo Rural), al senador Hernán Andrade, ambos, influyentes miembros del Partido Conservador en la costa Caribe y el departamento del Huila, respectivamente.

El senador, Musa Besaile, del Partido de la U (el del presidente Santos), primer congresista detenido dentro del escándalo de corrupción conocido como “El cartel de la toga”, hizo la denuncia en desarrollo del “principio de oportunidad” que tiene con la Fiscalía General.

Por la época, Besaile era presidente de la Comisión Cuarta del Senado que tiene a su encargo legislativo las leyes orgánicas del presupuesto, el control fiscal del sistema financiero, la enajenación y destinación de bienes nacionales, la regulación del régimen de propiedad industrial, patentes y marcas; la creación, supresión, reforma u organización de establecimientos públicos nacionales y el control de calidad y precios y contratación administrativa.

Según la revelación del detenido congresista, el presidente Santos les entregó a los senadores mencionados el ICA y el INCODER, y prometió sostenérselos si resultaba reelegido en el 2014. Es decir, el cambio era el dominio burocrático de los dos importantes organismos nacionales, por votos.

Esa no es la única denuncia que cursa contra el “eficiente uso de la mermelada” que hizo el Presidente – saliente y que alguna vez se permitió defenderla públicamente (así son los cínicos) diciendo que “sucede en todas partes del mundo (…) los congresistas tienen el derecho a sugerir las inversiones en sus regiones, la mermelada no es nada diferente a las inversiones que hace un gobierno en sus regiones” …

La muy famosa mermelada, reconocida ya como la puerta de entrada –sin salida—a la corrupción de todo el poder legislativo, con las muy honrosas excepciones que tiene toda generalidad, está comprometiendo también directamente a 50 congresistas que tienen expedientes abiertos en la Corte Suprema de Justicia y cuya lista asciende a más de 200 entre activos y ex que habrían recibido “cupos indicativos”, como se define en la nomenclatura administrativa a cambio de aprobar los proyectos de ley del Gobierno y, en todo el 2014, a cambio de que apoyaran la reelección de Santos.

Esa es ¡CORRUPCIÓN! electoral monda y lironda, y aparte de náuseas, da ¡ASCO!, sobre todo, cuando ante la denuncia que al respecto hizo en su momento el candidato presidencial, Gustavo Petro, los dirigentes de la plutocracia pusieron a sus medios a acusar al candidato de instar la desestabilización institucional del país: y la gente comió cuento.

En esa agraciada reelección, a la que tributaron, de buena fe, quién lo duda, los líderes de la izquierda en aras de la paz, la Corte Suprema de Justicia también indaga sobre un presunto arreglo irregular que habla de 1.900 cargos a 164 congresistas en 23 entidades públicas que se habrían “negociado”, tal como lo describe el sindicado Besaile.

La Corte revisará si los congresistas activos y exparlamentarios son responsables de los delitos de cohecho, concusión, peculado, celebración indebida de contratos, tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

En antes se oía un cuento que tan solo parecía gracioso y que hoy, es cruda realidad: en la placa de un importante abogado se podía leer: se tramitan defensas de implicados en delitos de cohecho, concusión, peculado, celebración indebida de contratos, tráfico de influencias, enriquecimiento ilícito y demás… También se reciben negocios lícitos.

Pues, esa tropelía de delitos con cargo a los congresistas, es lo que investiga actualmente la Corte Suprema de Justicia. Y todos esos delitos tienen un cerebro responsable: el “impoluto” Santos.

--

Este editorial se desarrolló con base en una información de Vicky Dávila en la W, remitida a RED-GES/El Satélite, por el internauta, Marco Tulio Osorio Sánchez.