“MUCHO TILÍN - TILÍN”…

07.04.2016 07:48

Editorial/El Satélite

(07/04/16)

--
El mundo anda escandalizado con los “Papeles de Panamá”, surgidos por filtración de los archivos de la firma de abogados, Mossak Fonseca (MF).
 
Hace apenas unos días, dicha firma era una ilustre desconocida entre el común de la gente; y, miren las fortunas que administra y el mundo en que se mueve.
 
¿Cuántas firmas como ésta, o mayores, hay en el mundo? Panamá no es el principal paraíso fiscal… Hay cientos de ellos. Y aunque usted no tenga ni idea de la existencia de estas firmas, los ricos sí. Y no se acabarán por el escándalo de Mossak Fonseca. Es más, ni Mossak Fonseca desaparecerá porque su operación no es clandestina: es reservada, que es otra cosa, como todo lo de los ricos porque, entre otras cosas,  no hay fortuna bien habida.
 
Trabajando honradamente no se consigue plata. La plata, en abundancia, hay que robarla.  Todo lo del rico es robado a los pobres, y por eso, precisamente por eso, hay ricos y hay pobres. Más certeramente lo dice Balzac: (…) “detrás de cada gran fortuna hay un crimen”. Tomando el término “crimen” en su más amplia acepción, eso significa no solo matar a alguien, sino también, delito grave o acción indebida o reprensible.
 
Digámoslo más en voz baja: si te quieres hacer rico no has de tener demasiados escrúpulos. El docto vulgo ha acuñado un parangón muy apropiado al caso: si un pobre se roba una gallina, le llaman ladrón; pero a la operación bancaria, que  es un auténtico robo a los usuarios, le llaman eufemísticamente “ingeniería financiera”.
 
Cerrando el tema de los Papeles de Panamá, nada resuelve el escándalo de MF. Todo es legal. Mientras no se declare delito penal robarle al Estado los impuestos mediante abierta evasión o sutil elusión, los ricos y famosos seguirán llevándose su “estiércol del diablo”, a donde mejor los traten.
 
Obama acaba de definirlo muy bien: (…) “Si uno observa las cifras de elusión fiscal por maniobras legales, sumado a la evasión fiscal ilegal, se da cuenta que no estamos hablando solamente de miles de millones de dólares, sino de billones de dólares a nivel mundial”…
 
Un paraíso fiscal, a su manera, es Colombia, desde el gobierno anterior, cuando a Uribe le dio por echar a andar su confianza inversionista, fielmente seguida por Santos, porque estos dos se pelean en público y se tapan con la misma cobija, en privado.
 
El respetado analista, Aurelio Suárez Montoya, en reciente columna en El Tiempo, refiriéndose a la política de Uribe/Santos en materia de inversión extranjera dice:
(…) “Entre 2000 y 2015 ingresaron en forma de inversión extranjera directa 131.489 millones de dólares. Sin embargo, (…) en estos 16 años, por cada dólar ingresado ha salido 1,20.
 
¿Cuál la diferencia entre crear una empresa offshore (que no paga impuestos), o establecer una confianza inversionista que por un lado paga y por el otro saca lo mismo y 20% más?