LIBERTAD DE PRENSA DEVIENE EN RAREZA

07.05.2018 16:21

La clasificación de Estados Unidos en el ranking que registra la ONG. Reporteros sin Fronteras (RSF), sobre la libertad de prensa, desmejoró 2 puntos entre 2017-8 y se ubicó en el puesto 45 entre 180 países.

Peor está la situación en Rusia en donde la ONG. RSF dice que se respira una “atmósfera asfixiante para las voces independientes”. Su ubicación en el ranking es de 148/180.

RED-GES

Octavio Quintero –Director

--

 

Sobre las relaciones de estos dos colosos con la prensa y el grado de libertad que reflejan, la FLIP (Fundación para la Libertad de Prensa), en asocio con la Universidad de los Andes de Colombia y el Instituto para el Derecho de la Información de la U. de Ámsterdam  desarrollará el próximo 15 de mayo un seminario con el sugestivo título “De Putin a Trump: Amenazas globales a la libertad de expresión”.

Situación en EE.UU, según RSF

Bajo el gobierno de Trump, se acentúa el deterioro de la libertad de prensa. En los últimos años ya se habían registrado atentados contra la libertad de prensa, inscrita en la Primera Enmienda de la Constitución de 1787. Sin embargo, en 2017 la situación se deterioró aún más: en su primer año de gobierno, el presidente Donald Trump no ha hecho sino minar el derecho de los periodistas a ejercer su oficio.

En una serie de ataques verbales a periodistas, Trump ha calificado a la prensa de "enemigo del pueblo estadounidense", ha intentado impedir el acceso a la Casa Blanca de reporteros de varios medios de comunicación y ha usado con frecuencia el término “fake news” (noticias falsas) para desacreditar al periodismo crítico. El mandatario incluso ha pedido que se quite a ciertos medios de comunicación la licencia de difusión.

La violenta retórica de las altas esferas del gobierno de Estados Unidos contra la prensa ha estado acompañada de un incremento de los casos de violación a la libertad de prensa.

A escala local los periodistas corren el riesgo de ser detenidos si cubren las protestas o si cuestionan a los funcionarios. Reporteros han sufrido agresiones físicas cuando realizaban su trabajo. Al parecer el efecto Trump no ha hecho sino empeorar la situación de la libertad de prensa, que ya se había deteriorado con gobiernos anteriores.

Los informantes (whistleblowers) siguen siendo perseguidos con base en la Espionage Act si proporcionan a la prensa información de interés público. Por otra parte, aún no existe una "ley escudo" (shield law) que garantice a escala federal el derecho de los periodistas de proteger a sus fuentes. A esto se suman los registros a periodistas efectuados en las fronteras de Estados Unidos y el que se haya prohibido entrar al país a periodistas extranjeros que habían abordado temas delicados, como la situación en Kurdistán o las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Situación en Rusia, según RSF

Atmósfera asfixiante para las voces independientes. Desde que Vladimir Putin regresó al Kremlin, en 2012, ha aumentado la presión del gobierno sobre los medios de comunicación independientes: leyes liberticidas, asfixia y control de las principales publicaciones, bloqueo de sitios web informativos.

Mientras que las grandes cadenas de televisión inundan a los ciudadanos con propaganda, la atmósfera se vuelve asfixiante para aquellos que cuestionan el discurso patriótico y neoconservador del gobierno o que, simplemente, buscan defender un periodismo de calidad.

 Al menos cinco periodistas se encuentran tras las rejas debido a su labor informativa, una cifra inédita; cada vez más blogueros son encarcelados.

Las principales organizaciones de defensa de los medios de comunicación fueron declaradas “agentes extranjeros”. Chechenia y Crimea, anexada a Rusia en 2014, son verdaderos "agujeros negros de la información”.

La impunidad sigue siendo la regla en los casos de asesinato y agresiones a periodistas.

Colombia no se queda atrás

Colombia ocupa hoy el puesto 130, entre 180 países medidos por la ONG. Reporteros sin Fronteras sobre la libertad de expresión. Es una posición a todas luces deshonrosa.

La ONG dice que el país “sigue siendo uno de los más peligrosos del continente americano para los periodistas; las agresiones y secuestros siguen siendo frecuentes”.

Y eso que en este ranking no se entra a considerar las lesiones que a la libertad de expresión le causa también la gran empresa, apoderada de los principales medios de comunicación en Colombia y el mundo.

--

En el siguiente enlace que le proporciona El Satélite, usted puede ver, país por país, el ranking de Reporteros Sin Fronteras:

 

LIBERTAD DE PRENSA 2017