LA VIGILANCIA PRIVADA EN MANOS INEXPERTAS

05.02.2015 08:22
Gran parte de los trabajadores que prestan los servicios de vigilancia y seguridad privada en Colombia no cuentan con certificado de aptitud psicofísica para el porte y tenencia de armas, tal como lo establece la ley 1539 de 2012.
Un sondeo adelantado por el Ministerio de Defensa revela que tan solo el 34,3% de los vigilantes  se habían practicado el referido examen al 31 de diciembre del 2014, fecha en que se vencía el plazo contemplado en el decreto 0738 para que todo el personal se pusiera al día con este requisito.
Resulta de suma gravedad que tanta gente que tiene a cuestas la seguridad personal de importantes personas, o colectiva de muchas comunidades a las que prestan el servicio de vigilancia y seguridad privada con vigilantes, escoltas y/o supervisores, no tengan certificada su aptitud y destreza en el manejo de armas de dotación personal.
En la irregularidad gravitan tres factores: 1) que buena parte de las instituciones especializadas en las que pueden certificarse los vigilantes no tienen cobertura nacional; 2) La natural desidia de los colombianos que echan todo en saco roto y, 3) La misma informalidad que cobija también a la población activa de vigilancia y seguridad privada.
 Por tal razón, el Ministerio de Defensa prorrogó hasta el 31 de diciembre de este año el plazo para que todo el personal de vigilantes se someta al examen psicofísico para el porte y tenencia de armas.
El Ministerio recuerda en el decreto 018 que fijó el nuevo plazo que los certificados deben ser emitidos por parte de una institución especializada con licencia de salud ocupacional, registrada y certificada ante la autoridad respectiva y con los estándares determinados en la ley.