La privatización desangra a Bogotá

17.11.2010 01:57

La más descarada usurpación es la de Endesa, ahora propiedad de la estatal italiana ENEL, en Codensa y Emgesa. Valiéndose del poder administrativo que le concedieron, ha propiciado descapitalizaciones por 1.600 millones de dólares, lo que, añadido a dividendos y beneficios indirectos, le ha reportado -desde 1999- retornos por dos billones de pesos de 2009, más de lo que dio por su participación accionaria.Absurda concentración de las rentas de servicios públicos

Vea informe completo del cronista Aurelio Suárez Montoya en "Documentos".