La guerrilla arrinconada

17.12.2010 07:39

Según cifras confidenciales, el trágico balance de la guerra en Colombia deja este año unos 3.500 guerrilleros abatidos por la fuerza pública contra 700 miembros del Ejército y la Policía y 1.700 heridos en el frente oficial. La fuente no dispone -de momento- el probable número de heridos entre los guerrilleros ni la deserción entre sus filas, que también ha sido alta.

La guerrilla de las Farc, principalmente, hizo presencia este año que termina en 250 municipios del país con actos de guerra como campos minados, francotiradores y sabotajes.

No obstante, los más conspicuos analistas de este conflicto en Colombia, consideran, ahora más que nunca, que la salida final (el fin – fin de la guerra), no debe ser el exterminio de los últimos reductos guerrilleros, incluyendo la cabeza mayor de su jefe, Alfonso Cano, sino la negociación política.

Así lo considera en este análisis de Semana, Luis Eduardo Celis, coordinador del programa de política pública de paz de la Corporación Nuevo Arco Iris.