JORGE VILLADA

24.10.2013 03:11

Yo también tengo un sueño...

Sueño con una TOCANCIPÁ, ciudad de la alegría.

(Palabras del insigne ciudadano, JORGE ELIÉCER VILLADA, en el homenaje que se le rindió en la clausura del XIII Festival de la Colombianidad, en reconocimiento a su vida y obra en este municipio a lo largo de los años).

-

He despertado hoy y me encuentro con una pesadilla: un mundo convulsionado por guerras que muchos de nosotros no alcanzamos a entender y se salen de cualquier análisis que nos propongamos efectuar…

Un mundo convulsionado por las injusticias sociales, donde los ricos son cada día más ricos y los pobres cada vez más pobres…

Un mundo donde la intolerancia, la insolidaridad y la irracionalidad nos llevan a ver cada día más marcadas las diferencias con nuestros conciudadanos, donde esa misma irracionalidad conlleva al desmejoramiento del medio ambiente, lo que nos arrastra a vivir en un entorno contaminado, erosionado y cada día más alejado de aquel que siempre nuestros ancestros quisieron para nosotros y nosotros para nuestros hijos.

He encontrado unas comunidades dispersas en su obrar y pensar, solo en busca de sus propios intereses, sin comprender que mancomunando todas las fuerzas, se podrían alcanzar más grandes y mejores logros, beneficiando a un más amplio sector de la ciudadanía.

He encontrado que nuestro firmamento ya no está lleno de estrellas que iluminan nuestros cielos, sino plagado de bombarderos y aviones  caza con sus “barrigas” atiborradas de bombas y misiles, buscando sembrar y arrasar nuestros suelos bajo su poder destructor.

He encontrado que nuestros océanos, mares  y ríos, antes límpidos y llenos de vida, poseen en sus entrañas y en su superficie miles de aparatos de guerra, para coadyuvar en un todo a la destrucción de cualquier vestigio de vida.

He encontrado que el verdor de nuestros campos, abonado con la savia de nuestros humildes antecesores, ha sido sacrificado en  pos de no sé qué ideales, ocasionando la desolación de nuestras fértiles comarcas  y la migración de sus pobladores.

He encontrado que la incomprensión familiar nos lleva  a una mayor descomposición social, arraigando y ampliando aún más las desigualdades… He encontrado miles de niños y adultos mayores ávidos de ternura y de alimentos para apenas si subsistir… Niños, niñas y adolescentes que debido a la desintegración de sus hogares, se han refugiado en el alcoholismo, la drogadicción y la prostitución, buscando desahogos que solo los han llevado a convertirse en piltrafas humanas…

He encontrado, en fin, miles de razones más que me hacen sentir que debemos seguir soñando en procura de encontrar y tener un mundo mejor…

Por tanto, “I have dream”, como dijo el reverendo MARTIN LUTHER KING hace 50 años: yo también tengo un sueño; tengo derecho a soñar con una TOCANCIPA convertida en la “Ciudad de la Alegría”; una nueva ciudad planificada como la manera más inteligente en resolver la presión actual y que tenga por característica  básica una planeación  integral donde exista una relación balanceada entre las diferentes actividades contempladas: vivienda, negocios, comercio, industria, turismo, recreación, educación, cultura, salud, deporte, equilibrio del medio ambiente y todas aquellas otras actividades que signifiquen el fortalecimiento de la base económica y social municipal y regional.

Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ en donde se consolide un nuevo concepto de un mejor polo de desarrollo; en donde los más desvalidos tengan una vivienda digna, una mejor oportunidad de educación y manutención y en donde los empresarios y comerciantes se concienticen de que es mejor obtener unas ganancias moderadas y permanentes y no unas pingües ganancias ocasionales; tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ INDUSTRIAL, en la que las industrias retribuyan a la comunidad los innumerables beneficios que se les ha brindado para su asentamiento en la localidad, en que se le brinde la oportunidad de un trabajo estable y bien remunerado a nuestros conciudadanos. Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ “Ciudad de Alegría”, que sea conocida por todos los ciudadanos del universo, en la que se resalten sus sitios de interés turístico,  cultural, recreacional y deportivo , como por ejemplo, las rocas de EL ABRA, con sus petroglifos de más de diez mil años; nuestro parque principal en forma de medallón muisca y la escultura de la Usaca Tocarinda, la Iglesia Parroquial construida en el siglo XVI y sus tesoros artísticos, la Villa Olímpica y sus magníficos campos deportivos, el Centro Administrativo Municipal, la Casa de la Cultura, la Escuela de Formación Musical, Las instalaciones de todos los centros educativos oficiales, el Parque Jaime Duque, El Autódromo Internacional, el Parque Industrial, la contemplación de  los hermosos parajes y paisajes sabaneros  y muchas otras obras y sitios dignos de conocer, que hacen de TOCANCIPA una ciudad de alegría con futuro turístico.

Tengo derecho a soñar en esta ciudad de alegría, con una cantidad y calidad de establecimientos educativos en todos los niveles, que brinden espacios educativos y culturales dispuestos a entregar mejores ciudadanos y mejores dirigentes para el futuro… Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ en la que nuestros adultos mayores, quienes entregaron todo a su familia, a la comunidad y al país en general, tengan sitios en los que sean tratados con la dignidad que su edad les merece y con espacios en donde demuestren que siguen siendo útiles en todo sentido para la comunidad. Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ en las que se puedan brindar para aquellas personas que carecen de alojamiento, alimentación, cariño y ternura, los albergues necesarios para que reciban la mínima protección en todos sus menesteres.

Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ en la cual las familias se reúnan con armonía y con esperanzas de mejorar en un todo las expectativas de una relación verdaderamente familiar, en la que la comprensión, el amor y el deseo de ser mejores, sean la base en la que se cimente ese hogar, esa familia y la comunidad en general.

Tengo derecho a soñar con una TOCANCIPÁ en donde la salud abarque todos los estratos socioeconómicos, brindando una mejor y mayor atención, en especial a los más desfavorecidos… A soñar con que, si logramos que TOCANCIPÁ se convierta en la CIUDAD DE LA ALEGRÍA, estaremos forjando un mejor municipio en el que se pueda convertir nuestro cotidiano despertar en una hermosa realidad…       

Agradecimientos

Quiero expresar mi agradecimiento personal y de mi familia  a las personas que contribuyeron y permitieron  con su anuencia este homenaje en reconocimiento a las diferentes labores que he ejecutado durante mis más de 28 años de estadía en este municipio…

A los exalcaldes GLADYS GALINDO PÉREZ DE JIMENEZ, ISABEL DEL ROSARIO BARAJAS PINILLA DE GÓMEZ, JAZMIN GARZÓN FORERO, CLEMENTINA DEL PILAR GONZÁLEZ PULIDO DE CORTÉS, NILTON MIGUEL CORTÉS CASTELBLANCO, ORLANDO JOSÉ GÓMEZ FERNÁNDEZ y, ÉDGAR EMIRO ROZO MORENO, quienes fueron mis compañeros de trabajo y mis amigos en el trasegar diario en este municipio…

Mis agradecimientos también a aquellos que hoy ya no están pero que recordamos con afecto y cariño: LEOPOLDO SUÁREZ RODRIGUEZ, TITO FORERO COBOS y otros muchos conciudadanos: GERMAN, ISMAEL JAIME, MISAEL, JAIRO…

La emoción que hoy me embarga retribuye en un todo las enseñanzas que  mis  padres, CARLOS ENRIQUE Y MARIA EDITH, me inculcaron sobre los valores y la rectitud en mí obrar público y privado; a mis hermanos el acompañamiento que siempre me han dado y los consejos que en momentos de duda y de dificultad me aportaron.

A mi esposa, ADIELA DEL PILAR; a mis hijos: YOHANNA ALEXANDRA, GLORIA EDITH DEL PILAR, JORGE ELIECER Y ANGÉLICA DEL PILAR, gracias por haber estado siempre pendientes de mis afugias, de mis desvelos, de mis alegrías, en cuyos momentos ellos siempre  fueron solidarios en todas estas circunstancias…

No puedo dejar de nombrar a mis nietos: JORGE ANDRES, EDWARD SANTIAGO, JUANITA, y la próxima llegada de ISABELA, a quienes deseo que los sueños que hoy he confiado a ustedes sean para ellos una imperiosa realidad.

A usted señor ALCALDE MUNICIPAL, CARLOS JULIO ROZO MORENO, AL SEÑOR PRESIDENTE DEL HONORABLE CONSEJO MUNICIPAL, NAUDY MAX, AL REVERENDO PADRE IGNACIO; a los honorables miembros del Comité de Honor, a los señores Concejales de Tocancipá Y A TODOS AQUELLOS MIS EXCOMPAÑEROS DE ADMINISTRACION, les reitero mi saludo y agradecimiento cordial.

 Para terminar quiero decirles que ADORO  a la ciudad de Armenia LA TIERRA QUE ME VIO NACER y en donde me formé en mis años infantiles y de adolescencia… Pero a la tierra que durante más de 28 años me ha acogido, Patria chica de mis hijos y MIS NIETOS, y que  ha sido el municipio que me permitió consolidarme laboralmente en el sector público, ¡LA IDOLATRO!, y me siento como el más tocancipeño; y las alegrías y  tristezas que en determinados momentos acompañan a los ciudadanos tocancipeños, son las mismas que yo también solidariamente con ustedes llevo en mi corazón.     

MUCHAS GRACIAS.