DIME CON QUIÉN ANDAS...

02.02.2019 02:18

Los “nuevos mejores amigos” 

 

Si Santos le sacó la piedra a Uribe desde el primer día de sus largos 8 años de mandato, Duque lo resarce con creces, pues, ni él  (Uribe) haría las cosas a su gusto, tan bien hechas.

--

Crónicas REDGES

Fuentes: El País, España – WikiPedia

--

 

Al igual que Santos recién posesionado, definiendo como su “nuevo mejor amigo” a Chávez, el presidente Duque también ha definido como sus “nuevos mejores amigos” a los halcones que están detrás de la “restitución” de la democracia en Venezuela: Mike Pence, Mike Pompeo, John Bolton y Elliott Abrams, contando en la lista, por supuesto, al chabacano Trump.

“Dime con quién andas y te diré quién eres”, referido al prontuario internacional de estos personajes que ocupan hoy palco reservado a la derecha de Trump, nos advierte que vamos mal acompañados.

 

Mike Pence

El vicepresidente de EE.UU., un exconductor de programas de radio y TV entre 1994 y 1999, se define a sí mismo como un «conservador de principios» y partidario del movimiento Tea Party, ​ afirmando que es «un cristiano, un conservador y un republicano, en ese orden». ​ Se ha manifestado y promovido políticas en contra del aborto, de los derechos de la población LGBTI, del control de armas y en contra de las energías renovables.

Pence, dicen los medios, es un “ultrarreligioso” que está colocando su agenda y sus jueces, mientras la opinión pública estadounidense anda distraída con las andanzas tuiteras de Trump.

Toda una “joyita”, ¿no les parece?

 

Mike Pompeo

El secretario de Estado, es un político y empresario que empezó a cobrar notoriedad en la Cámara de Representantes donde se le acusa de presentar proyectos de ley en beneficio de sus colegas empresarios que financiaron sus campañas electorales.

Salió de la dirección de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) a ocupar el alto cargo. Su nombramiento fue criticado, alegando que estaba a favor del espionaje masivo y de los líderes extranjeros. Es partidario de la pena de muerte y, explica, que quiere una CIA más "agresiva, brutal, despiadada e implacable", según el retrato hablado que le hizo ‘Le Monde’, recién nombrado. Se le describe al interior de EE.UU., como uno de los "halcones" frente a Irán y Venezuela.

 

John Bolton

Es la joya de la corona este consejero de Seguridad que acaba de amenazar a Maduro con llevarlo a las playas de Guantánamo. En El País, de España, se le señala como la mente que está detrás de la crisis de Venezuela.

Su prontuario mayor se relaciona con la fabricación de mentiras, hoy denominadas ‘fake news’, en las que se basó la invasión de Irak en 2003. En política, mentir es corrupción; debería inhabilitar de por vida al mentiroso, más allá del delito penal.

Le ha dado la vuelta al mundo su apunte en su libreta amarilla: “5.000 troops to Colombia”, que ya se acepta como “un falso positivo” que fabricó al desgaire para instalar bien la idea en la mente de los venezolanos de que EE.UU. está dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias con tal de sacar a Maduro.

Al parecer, está empleando los mismos embustes de 2003. No necesita reciclarlos en un mundo sin memoria. Esta semana tuvo la desfachatez de hablar en un programa de la cadena Fox News del petróleo venezolano, de lo bueno que sería para las empresas de Estados Unidos.

 

Elliott Abrams

Lo último es la elección de este intervencionista experto en guerras sucias, condenado en 1991 por mentir al Congreso en el escándalo Irán-Contra. Fue uno de los creadores de la contraguerrilla nicaragüense, una guerra que costó miles de vidas. Su currículo incluye El Salvador. Calificó de “propaganda comunista” la matanza de El Mozote, ocurrida en diciembre de 1981. El batallón Atlacatl, entrenado y armado por Estados Unidos, asesinó a cerca de 500 salvadoreños, incluidos niños y mujeres. También en Guatemala, la guerra centroamericana más canalla con más de 45.000 desaparecidos.

Igual que Bolton, Abrams no tiene problemas con la gestión de su pasado. Ni arrepentimiento ni dudas. La indecencia debería ser incompatible con una democracia. Es cierto que en todo Estado existen cloacas, una mano que no sabe lo que hace la otra. Pero nunca se presume de ello ni se ofrece una segunda oportunidad a los amorales. Es esencial el disimulo, un cierto teatro de la decencia, para que podamos seguir pensando que somos los buenos de la película.

 

En resumen

Estos son los nuevos mejores amigos del presidente colombiano Iván Duque, un alumno tan adelantado de Trump que, cuando el imperio secuestra los bienes venezolanos en Estados Unidos, representados en PDVSA y su filial Citgo, él sigue el ejemplo y secuestra a ‘Monómeros Colombo Venezolanos’, e impide al nuevo presidente de la compañía entrar al país a tomar posesión bajo el gravísimo cargo de ser “simpatizante” de Maduro.

Su programa bandera, la “economía naranja”. un tema áspero todavía al común y corriente, que incluye la apertura al mundo del espectáculo en todo sentido, se contradice cuando le impide la entrada al país al cantante Omar Enrique, contratado para el Carnaval de Barranquilla, también por ser “simpatizante” de Maduro.

Podemos decir cuando estalle la guerra con Venezuela … “y el día esté lejano” que con amigos así, para qué enemigos.