A LA MEMORIA DE GAITÁN...

15.06.2018 07:33

RECTIFICACIÓN A UNA CALUMNIA 

CONTRA JORGE ELIÉCER GAITÁN

Nota del Editor

El ocasional colaborador de El Satélite, Moisés Pineda, ha hecho indignar a la señora, Gloria Gaitán, con la columna que se publicó en este medio recientemente titulada: “El tiempo sí perdona”.

En muchos medios virtuales se acostumbra aclarar que las opiniones de sus columnistas no comprometen al medio. Esa salvedad es discutible, pero no viene al caso en este momento en que, lo importante, es acoger la razonable molestia de la señora Gaitán, en la que dice:

--

Señor Director,

De manera formal y comedida, acogiéndome al derecho humano de respetar la honra de mi familia,  solicito a Ud. publicar en su periódico virtual la siguiente rectificación para que la conozcan sus numerosos lectores que leyeron la calumnia lanzada por el señor Moisés Pineda contra mi padre, ya que este señor sabe, a ciencia y consciencia, que la calumnia que lanzó contra mi padre, al calificarlo de “fascista”, publicada en El Satélite que Ud. dirige, es tan solo una argucia que en nada se diferencia de los métodos torticeros que últimamente caracterizan las campañas electorales. 

La calumnia no es buena consejera para la historia. Invito a los lectores de El Satélite a que consulten la página www.jorgeeliécergaitán.com (no olvidar las tildes), donde encontrarán  conferencias de alto nivel intelectual que pronunció mi padre contra el fascismo, tan pronto regresó de Italia, lo que hizo recorriendo todo el país y denunciando los crímenes de Mussolini.

Precisamente fueron los seguidores de Alfonso López Pumarejo, a los cuales pertenece el señor Pineda,  los que iniciaron esa campaña calumniosa contra mi padre, que en nada desdice, por ejemplo, de la que ha montado Uribe Vélez con el cuento del castrochavismo.

Así es: ayer la calumnia era el término “fascista”, utilizado contra mi padre, y hoy el de “castrochavista” contra Petro.

Mi padre respondía: "Unos nos llaman fascistas, otros nos dicen comunistas, nosotros solo podemos decirles que son gentes de mala fe".

El señor Pineda alaba a quien, como López Pumarejo, cayó del gobierno por corrupto, saliendo de huida a Londres, asediado por la campaña de la restauración moral que lanzó mi padre contra él. Nunca se lo perdonó. Y su  bien conocido "correveidile", Plinio Mendoza Neira,  cumplió el papel que le asignaron de Judas, al coordinar la salida de mi padre para que Roa Sierra pudiera dispararle certeramente, tal como se ha comprobado plenamente.

Los lopistas de hoy, continuando las huellas de los lopistas de ayer,  siguen calumniando a mi padre, acusándolo de “fascista”.

En lo que sí concuerdo con el señor Pineda es que a los asesinos de mi padre jamás los perdonaré, porque llevaron a Colombia a la guerra que padecemos hoy, agregando que denunciaré sin tregua a quienes quieren lavarles su imagen distorsionando la historia. Eso es, ni más ni menos, que MEMORICIDIO.

Agradezco la publicación de esta rectificación en El Satélite, de acuerdo a las normas jurídicas nacionales e internacionales, que reglamentan el derecho de rectificación en el marco de la libertad de prensa.

 

Atentamente,

Gloria Gaitán