¡NOCHE DE TERROR EN FRANCIA!

24.12.2018 10:38

París contiene la respiración

“La globalización es universal… es total. 

Cuando estalle la revolución 

ya no será solo en la Bastilla, sino en la Aldea Global, …”: 

La mentira organizada/Octavio Quintero, ed. nov. de 2001

--

REDGES

Octavio Quintero

Director

Con información de Internet/Fuentes diversas

--

Francia vivió este domingo una de las vísperas de Navidad más dramáticas de su historia reciente, sacudida por el creciente e implacable movimiento social de los “Chalecos Amarillos” que se extiende ya a más sectores. Las encuestas confirman que las protestas son apoyadas por más del 70 % de los franceses y se extienden a más países del Viejo Continente como Holanda y Bélgica.

En una desesperada medida, el Gobierno habría recurrido al uso de armas químicas como “último recurso” para sofocar las protestas de los “Chalecos Amarillos”, según ‘The Daily Mail’. Pero ni así, ni bajo la vigilancia de al menos 90.000 policías en todo el país, 8.000 en París, se pudo evitar la noche de terror en la que unas 270 personas fueron arrestadas y hubo más de un centenar de heridos, entre ellos 17 miembros de las fuerzas de seguridad.

Ahora coge fuerza la eventual caída del presidente Emmanuel Macron quien, con un simple decreto de alza de combustibles, borró de un tajo el respaldo de los 20,7 millones de votos que lo eligieron hace apenas año y medio con un discurso centrista que logró sacarle el doble de votos a la derecha de Marine Le Pen y, virtualmente borrar del mapa la izquierda (Benoît Hamon), puesto fuera de combate en primera vuelta.

La situación en Francia parece confirmar la tesis que se aventura en la crónica de Wall Street International (WSI), sobre el paralelo político que se abre en Latinoamérica entre Brasil y México, suscrita por este servidor, en donde se dice que los electores hoy parecen dirigidos también por una mano invisible que, en su afán de beneficio propio (egoísmo) los lleva a elegir al mejor de los candidatos en contienda.

El hecho de que Macron haya perdido un respaldo tan importante de más de 20 millones de personas en solo 18 meses, le da sostén a esa mano invisible que se evapora, así de fácil, al comprobar que el elegido lo único bueno que tenía era un discurso populista como gancho electoral. Al pedir su cabeza, el elector obra como el comprador estafado, exigiendo la devolución de su dinero (de su voto, en este caso).

Lo que comenzó como una protesta más contra los carburantes, la fuerza in crescendo de los movilizados, exigen también la implementación de un sistema basado en consultas populares y piden acabar con los privilegios de los políticos.

El mismo desencanto pueden sufrir dentro de poco Bolsonaro en Brasil y López Obrador en México, derecha e izquierda, si no logran trazar a sus electores una salida confiable a las penurias sociales que los llevaron, precisamente, a cambiar de rumbo, no por razones políticas, sino económicas.

Colombia, puede ser ya un calco de Francia. A solo tres meses de elegido Duque, parece recorrer el mismo camino de Macron, pues, ya congrega una animadversión de más del 70% en su gestión gubernamental, lo que indica que buena parte de sus 10 millones de votos, también constituyen un lamento de arrepentidos.

 

Crece la audiencia

Como en “El sueño de las escalinatas”, de Jorge Zalamea, los Chalecos Amarillos comenzaron el pasado 17 de noviembre su protesta contra el alza de los combustibles, consumo esencial para sobrevivir a las bajas temperaturas del invierno europeo…

Hoy, la suma de muchos intereses populares, ya no se protesta solo por el alza de los combustibles y el elevado costo de vida, sino por el engaño electoral. Los arrepentidos electores franceses han empezado a considerar en las redes sociales que “esos políticos que dicen no ser de derecha ni de izquierda sino de ‘centro’, resultan peores que la enfermedad. Macron es una muestra de ello”.

Pero la tesis central de este columnista es que, a derecha e izquierda y al centro, todos los gobiernos que no incorporen rápidamente en sus planes de desarrollo económico, lo social, entran en conflicto frontal con los electores, pues, como bien lo dice la joven activista francesa, Greta Thunberg, ante la ONU:

"No hemos venido aquí a rogar a los líderes mundiales. Hemos venido aquí para decirles que el cambio está llegando. Os guste o no, el poder pertenece al pueblo" #ChalecosAmarillos”.

Macron amenaza con severa respuesta

Las multitudinarias protestas entre sábado y domingo, sin solución de continuidad, ha llevado al Gobierno a endurecer las represalias, dejando un saldo, hasta el momento, de 10 muertos y un gran número de heridos. Según medios periodísticos, el sábado fueron arrestadas más de 270 personas.

El presidente Macron llamó el domingo a restaurar la tranquilidad, el orden y la concordia en el país galo. Pero las concentraciones populares siguen en pie, pese a reversarse el impuesto a los carburantes y al anuncio de un aumento del salario mínimo. Ahora el Gobierno advierte en declaraciones al canal local BFMTV que, si los indignados ‘chalecos amarillos’ siguen con sus protestas, recibirán una ‘severa respuesta’.

Por su parte, el primer ministro, Edouard Philippe, advirtió el domingo severidad ante una “violencia inusitada” y “gestos antisemitas en pleno París”. Además, condenó el simulacro de decapitación de Macron que se realizó durante la manifestación que tuvo lugar en la ciudad francesa de Angulema.


En resumen

El temor se apoderó de Francia. Un video en el que se ve a la policía hacer arrodillar a un centenar de estudiantes, sumó tensión social y escandalizó a los franceses, elevando airadas protestas desde la oposición. El excandidato presidencial socialista, Benoit Hamon, dijo: “Esta no es la república. La juventud francesa humillada. Pero, ¿qué busca el poder, sino la rabia?

La exministra ecologista Cecile Duflot tuiteó: "Simplemente intolerable". "Me doy cuenta de la fuerza de las imágenes -replicó la ministra de Defensa, Florence Parly- pero hay que mirarlas con desapego y perspectiva, hay que comprender los motivos por los cuales los policías tuvieron que intervenir". "Hubo muchas violencias, durante las cuales los propios estudiantes se pusieron en peligro con sus acciones", añadió.

    La alcaldesa de París, Anne Hidalgo, invitó a la ciudadanía a dar prueba de "prudencia, serenidad y sangre fría". En un mensaje desde el Hotel de Ville, expresó "inmensa tristeza al ver que nuestra ciudad tendrá que ser parcialmente cerrada" por el riesgo de violencias.